Falafel con humus de aguacate

Un sabroso falafel casero lleno de vibrante sabor acompañado del humus más cremoso que hayas probado

La otra noche me apetecia falafel, que es una comida que me encanta,  pero cuando me da la morriña de Bristol, me apetece aún más. Cuándo vivíamos en Bristol, muchas veces, si bajábamos al centro a hacer gestiones o lo que fuera, aprovechábamos y comíamos por allí. Es típico comprar “food to go” y sentarte en algún banco a disfrutar de los artistas callejeros, o estirar la chaqueta sobre el césped de Castle Park, y tirarte a comer disfrutando de los rayitos de sol. Y cuándo hacíamos esto, mi preferido era el puesto de falafel, dónde era realmente delicioso y recién hecho, acompañado de humus para dippear y con la ensalada que quisieras o cuscús. Y para rematar, cremosa salsa de yogur o de tomate picante (si la querías). Para mi, el cielo…

Comer un falafel recién hecho en Castle Park de Bristol, disfrutando del césped y los primeros rayos de sol de la primera es todo un lujo.

Como véis, la comida a veces va asociada a momentos especiales, y por eso a los sentimientos. La comida nos puede transportar inmediatamente allí dónde el corazón desea estar. Así que me lié la manta a la cabeza, y me lo preparé, pero en vez de hacer el típico humus, decidí darle un poco de sabor, y hacer el humus de aguacate, tan meloso y sedoso… Me encanta! Mirad éste vídeo y decidme que no se os hace la boca agua!

 

Esta es una receta súper rápida y económica. Yo suelo tener garbanzos, lentejas y alubias que compro ya cocidas. Todo el sabor, sin la preocupación de tener que poner en remojo con antelación. Así cada vez que me apetece un plato de legumbres, me lo como y punto. En cocina, que todo sea casero, no implica que no podamos usar lo que nos pueda hacer la vida más fácil.

Una cosa! El falafel lleva cilantro fresco, pero veréis que yo no lo utilizo en mi receta, porque en casa, como ya he comentado en ocasiones, a mi marido no le gusta. Y tampoco utilizo ajo fresco, porque empaña todo el sabor. Utilizo ajo en polvo que da un sabor más sutil y se puede controlar más. Quien lo quiera hacer a la manera tradicional, que cambie el perejil por una mezcla de perejil y cilantro al gusto, y el ajo en polvo por un diente de ajo.

Y si no queréis hacer humus de aguacate, recordad que aquí tengo la receta de un maravilloso humus de remolacha asada! 

Y sin más vamos con la receta!

Un besazo!

*Con este post participo en el reto de facilisimo recetas sin gluten, propuesto por el blog Recetario Sano

Falafel con humus de aguacate
Dos maravillosos platos que son complementarios entre si, y estrellas por si solos, y ademas, sin gluten!
Escribe una opinión
Imprimir
Para el falafel
  1. 350g de garbanzos cocidos
  2. 1/4 cebolla picada (de una cebolla no muy grande)
  3. 1/4 taza de perejil fresco
  4. 1/2 cucharadita de ajo en polvo
  5. 1 cucharadita de comino molido
  6. 2 cucharadas de aceite de oliva
  7. 1 cucharada de tahini
  8. 3 cucharadas de harina de garbanzo
  9. sal y pimienta al gusto
Para el humus
  1. 50 gr de garbanzos
  2. 1 aguacate maduro
  3. 1 cucharada de tahini
  4. el zumo de 1 limon pequeño
  5. 2 cucharadas de aceite de oliva
  6. 1/2 cucharadita de comino molido
  7. 1/2 cucharadita de pimentón
  8. sal y pimienta
Instrucciones
  1. Vamos a hacer primero el falafel, porque cómo más bueno está es tibio o frio, y el humus al llevar aguacate, no queremos que se nos oxide.
  2. El proceso es muy sencillo, ponemos todos los ingredientes del falafel en la batidora, procesadora de alimentos, licuadora... lo que tengais, y lo procesamos hasta obtener una pasta maleable.
  3. Hacemos "croquetas" o bolas alargadas del tamaño de una pelota de ping pong con dicha masa y pasamos cada una por una fina capa de harina de garbanzo o maizena.
  4. Calentamos aceite vegetal (yo utilizo de girasol) en un cazo (ha de ser algo con fondo) y freimos a temperatura media-alta.
  5. Escurrimos en plato con papel absorvente y dejamos enfriar.
  6. Mientras, en la batidora, ponemos todos los ingredientes del humus y trituramos hasta obtener una pasta cremosa.
  7. Presentamos en un bol con un chorro de aceite de oliva y un poco de pimentón para decorar.
Notas
  1. Para decorar el humus, podemos tambien usar algunos garbanzos que hayamos reservado, o unos granos de comino.
  2. El tahini es una pasta de sesamo tostado, que se puede encontrar en tiendas orientales, de alimentacion natural, o se puece hacer en casa triturando el sesamo con un poco de agua y aceite vegetal y sal.
Merengue y Limón http://chocolholica.com/