Pizza mediterránea coronada con canónigos

Esta pizza se ha convertido en la favorita de casa. Bueno, quizá debería ser más específica y decir que es la masa la que se ha vuelto una favorita y que al menos una vez cada dos semanas se hace. Además, la cantidad de masa, es suficiente para dos pizzas del tamaño de la bandeja de horno, con lo cual, doble dicha!!

Pero el mérito de tan suculenta masa no es mío, sino de la gran bloguera Ruth Cantó (clicando en su nombre accedereis al enlace de su blog con la receta original), y ella a su vez atribuye el mérito a su cuñado, asi que aquí repartimos laureles para todo el mundo (al rey lo que es del rey).

Sea de quien sea el mérito, hay que probarla, así que no dejéis para mañana lo que podáis hacer hoy!!!

Por supuesto, lo que le pongáis a la pizza va en los gustos de cada uno. Yo he decidido llamar a ésta combinación en concreto “mediterránea” porque sus sabores me recuerdan a mi tierra, pero, pongáis lo que pongáis, estará deliciosa.

Os dejo con la receta 

Pizza Mediterránea
la mejor masa de pizza de mundo
Escribe una opinión
Imprimir
Para la masa
  1. 250 g harina de fuerza
  2. 250 g harina de trigo
  3. 150 g semolina fina
  4. 420 g agua embotellada o tipo mineral
  5. 20 g sal
  6. 4 g levadura fresca
  7. 3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra
  8. 24-48 horas de reposo en el frigorífico
Para la salsa de tomate
  1. media cebolla roja
  2. 1/4 pimiento rojo
  3. 1 diente de ajo
  4. un bote de tomate triturado
  5. perejil
  6. orégano
  7. albahaca
  8. el zumo de medio limón
  9. 1 cucharada de azúcar moreno
  10. sal y pimienta
Para el relleno
  1. mozzarella rallada
  2. una lata de atún en aceite de oliva (escurrida)
  3. medio calabacín en rodajas
  4. alcaparras al gusto
  5. 6-8 anchoas (o al gusto)
Para la vinagreta de los canónigos con la que la coronamos
  1. el zumo de un limón
  2. 2 cucharadas de oliva virgen extra
  3. sal
  4. guindilla (chile) seco y desmenuzado
Para la masa
  1. Mezclar las 3 harinas.
  2. En un vaso disolver la levadura fresca en un poco de agua a temperatura ambiente o fría.
  3. Hacemos un volcán, en las harinas y echamos el agua, mezclada con la levadura (del paso 2º), volvemos a tapar con las harinas, dejar 1 minuto de reposo.
  4. Ir añadiendo el agua, poco a poco. Iremos amasando y añadiendo agua hasta que quede una masa homogénea.
  5. Amasar entre 4-5 minutos.
  6. Añadir la sal y amasar otros 4-5 minutos.
  7. Añadir el aceite de oliva y amasar unos 10 minutos.
  8. Hacer una bola grande con toda la masa, remetiendo la masa hacia dentro.
  9. En el mismo bol, untado con un poco de aceite, ponemos la masa que taparemos con papel film y dejaremos en el frigorífico de 24 a 48 horas.
  10. Cuándo la vayamos a usar, cortamos la mitad de la masa, y la otra mitad, si no la vamos a usar también, la volvemos a dejar en el frigorífico, ésta vez en un tupper engrasado y con la tapa puesta.
  11. Puede durar de 2 a 3 días en el frigo.
Para la salsa de tomate
A mi al realizar ésta salsa, me gusta freír por separado la cebolla junto con el pimiento morrón, y añadirlos una vez la salsa está lista y fuera de fuego. Me parece que le da más sabor que si una vez pochados, echamos el tomate y demás, porque finalmente se van a cocer en el caldo del tomate, pero hacedlo como os guste más. Teniendo esto en cuenta, las indicaciones son
  1. En un cazo, ponemos el aceite de oliva, dónde una vez caliente, pochamos el ajo y a continuación, añadimos el contenido de un bote de tomate triturado, y dejamos freir dando vueltas a fuego fuerte durante unos 5 minutos. Pasado éste tiempo, añadimos las especias, azúcar moreno, zumo de limón y salpimentamos. Dejamos cocer a fuego lento unos 10 minutos y retiramos del fuego.
  2. Mientras, freimos por otro lado la cebolla con el pimiento rojo, que añadiremos cuándo la salsa ya está cocinada.
  3. En la sarten-grill (si no tenemos, en una sarten normal, braseamos las rodajas de calabacín)
  4. Estiramos la masa, para lo cual, en vez de utilizar harina en la mesa de trabajo, usaremos sémola de trigo. Una vez esté del tamaño y grosor deseados, traspasamos a la bandeja de horno sobre un papel sulfurizado. Esparcimos bien la salsa de tomate por toda la masa y distribuimos los ingredientes al gusto.
  5. Ponemos unos 10-15 minutos en el horno precalentado a 250º y abajo del todo. (el tiempo va a depender un poco del horno de cada uno, no puedo ser más específica)
  6. Una vez comprobemos que está bien hecha por debajo, la podemos poner durante 2-3 minutos arriba de todo del horno, para que coja un poco mas de color por los bordes.
  7. Sacamos del horno, coronamos con los canónigos o rúcula y añadimos la vinagreta con una cuchara.
  8. A disfrutar!!!
Adaptación de Vida saludable si se puede
Merengue y Limón http://chocolholica.com/
pizza2