A ver… ha pasado Halloween y hay que hacer algo con esa carne de calabaza que se quitó para hacer las decoraciones terroríficas, o simplemente porque es la época de las calabazas y están buenísimas y son súper versátiles, tanto para dulce como para salado… Y también porque me encantan y estoy un poquito obsesionada…