Ya se que parece que voy al revés del mundo, pero es que casi casi es así. Cuando los demás piensan en cosas calientes, de cara a la navidad, y para combatir el frío, yo trato de acostumbrarme a pasar la Navidad a 35 grados y soñando con la playa y la piscina… De ahí…